¡Exigimos la libertad para Leyla Güven!

En América Latina hemos experimentado en carne propia los abusos, la tortura y la reclusión de personas por razones políticas, como instrumento de silenciamiento de quienes plantean caminos para una sociedad más justa. Asimismo, durante décadas hemos luchado por la justicia y la democracia, señalando las prácticas de terrorismo de Estado que a través del continente, reproducen las élites para disciplinar a los pueblos que desean cambios. Hoy más que nunca, cuando la intolerancia, el sexismo y el racismo vuelven a ser política de Estado en América Latina, debemos ser consecuentes con la lucha histórica por la libertad y la democracia, aquí y en todos los rincones del mundo.

Kurdistan América Latina

En Oriente Medio, en un territorio dividido de forma colonial por fronteras de cuatro estados (Siria, Turquía, Irán e Irak) y en medio de una guerra imperialista por el control de los recursos estratégicos, el Pueblo Kurdo y múltiples minorías ensayan un experimento social basado en la igualdad, la tolerancia y la democracia, demostrando que la solución a la guerra y al conflicto étnico se está construyendo en la práctica, por la voluntad y la necesidad de las propias comunidades, cuestionando la capacidad o el interés de los Estados de poner fin a la guerra.

Esta constatación ha sido respondida por el Estado turco con una brutal represión política a líderes y activistas del proyecto de una sociedad democrática. Entre ellos Leyla Güven, una parlamentaria kurda, electa por el Partido Democrático de los Pueblos (HDP) en las últimas elecciones legislativas. Ella es una entre cientos de alcaldes, dirigentes, activistas, militantes y diputados del HDP detenidos sin fecha ni juicios. Leyla, junto a un total de 226 prisioneros en Kurdistán del Norte y Turquía, se encuentra desde el pasado 8 de noviembre en una larguísima huelga de hambre en la prisión de Dyarbakir (Amed), en Turquía.

Leyla Güven es copresidenta del Congreso de la Sociedad Democrática (DTK) y parlamentaria del HDP por la provincia Hakkari. Con su heroica protesta nos está diciendo -a todos los y las luchadoras del mundo- que en Kurdistán la situación de represión política es ya desde hace tiempo insoportable: más de 15,000 presos y presas políticas son torturadas y mantenidas en aislamiento en las cárceles turcas, sin acceso a derechos básicos como visitas de familiares y abogados. Todas, restricciones que son parte de la política del gobierno fascista de Tayipp Erdogan contra los defensores y defensoras de derechos humanos, periodistas, feministas e izquierdas populares, de modo similar a como actuaron las peores dictaduras de nuestra América Latina.

La protesta de Leyla Güven y los 226 prisioneros y prisioneras en Kurdistán del Norte y Turquía no solo exige los derechos humanos básicos para sí mismos, sino llamar la atención sobre el aislamiento impuesto a Abdullah Öcalan, creador de la propuesta de una sociedad democrática para Medio Oriente y fundador del Partido de Trabajadores de Kurdistán (PKK), que está encarcelado desde 1999 en la isla-prisión de Imrali y ha sido sometido a un régimen carcelario que viola todos los tratados internacionales en materia de derechos humanos. Para silenciar y disciplinar al Pueblo Kurdo, el gobierno de Turquía quiere mostrar sobre Abdullah Öcalan el máximo de violencia simbólica y ejemplar de su poder genocida, el mismo que en las calles despliega contra todo el pueblo en general.

Por ello, las organizaciones abajo firmantes expresamos nuestro enérgico rechazo y profunda preocupación por la situación de encarcelamiento y el deterioro de la salud de la compañera, lideresa y parlamentaria Leyla Güven; y nuestra indignación y firme protesta por el aislamiento de Abdullah Öcalan y todos los demás presos y presas políticas kurdas que hoy luchan desde las cárceles en huelga de hambre.

Las ideas de libertad y justicia social de Abdullah Öcalan y el ejemplo de dignidad de Leyla Güven llegan hasta nuestro continente recorriendo selvas, ciudades, puertos y montañas. En un mundo tan grande nos sentimos cada vez más cerca: por un Kurdistán y un mundo libre de fascismo, capitalismo y patriarcado, nuestra solidaridad activa hasta lograr la libertad de todos y todas las presas políticas del mundo.

¡Nunca más presos y presas por pensar y luchar!
¡Libertad para Abdullah Öcalan!
¡Libertad para Leyla Güven!
¡Libertad para Kurdistán!

Más información:

¿Qué acción más digna podría existir que la elegida por Leyla Güven?

¿Quién es Abdullah Ocalan?